15/5/14

Recuperando unos cuadros con chalk paint y tiza


Unos cuadros, un poco de chalk paint, una tiza y algo de creatividad es lo único que se necesita para dar un cambio radical a la decoración de la cocina.

Teniendo todos estos ingredientes, me puse hace un par de días manos a la obra. Dos cuadros anticuados que colgaban de una de las paredes me parecieron perfectos para hacer unos de esos carteles con tiza que tanto me gustan con tipografías distintas.

Pinté el interior de un tono más bien neutro y los marcos en un bonito azul y un alegre amarillo para darle colorido a la estancia.

Tras ello, cogí una tiza e inspirándome en algunas de las miles de imágenes que podemos encontrar en Pinterest de los murales hechos con tiza, dibujé una frase con distintas tipografías y algún que otro detalle.



El resultado me encanta, no solo porque cambia completamente la decoración que ya estaba un poco obsoleta, sino porque también le da un toque vintage y original.

Aquí podéis ver el antes y el después:


De nuevo vemos que podemos sacar muchísimo partido a cosas a las que no le vemos nada de gracia y que bien podríamos haber tirado a la basura sin contemplaciones ¿no creéis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post nuevo Post antiguo Home

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...