2/12/13

Otra forma de tomar lentejas

Hace ya unos años el consorte y yo nos decantamos por Asia para nuestro viaje de luna de miel. 

Uno de los países que visitamos fue Birmania (o Myanmar). Era un país bien cerrado en ese momento (no os imagináis para entrar, que justo cambiaron la ley el día que llegamos... un lío) y estábamos deseando conocerlo, nos habían contado maravillas sobre él.
Y no nos decepcionó para nada, al contrario. Nos encantó el sitio, tan natural y tan propio, sus gentes amables y su paisaje increíble.

Pero una de las cosas de la que más disfrutamos sin duda fue su comida. Productos súper naturales y exquisitos, con ese toque oriental que tanto nos gusta.


De entre todos los platos que probamos, nos quedamos prendados sin duda de su sopa de lentejas. Una sopa un tanto especial y que nada tiene que ver con el potaje de lentejas al que estamos acostumbrados aquí, aunque esté muy bueno también.

A la vuelta, el consorte se puso a buscar la receta, y tras alguna que otra prueba y cambios sobre la que encontró, puedo decir que ha dado con una manera de preparar la sopa que encanta y nos trae buenísimos recuerdos.


Los ingredientes son más bien sencillos. Las lentejas no son las comunes, sino unas rojas que podéis encontrar en Carrefour o El Corte Inglés . El azafrán que veis en las imágenes lo trajimos de allí (una bolsa enorme que aún nos queda, una pena no haber traído más porque era baratísimo y buenísimo). El resto de ingredientes los podéis encontrar en cualquier supermercado.



Los pasos son los siguientes:
1. Pelamos y limpiamos el jenjibre, quitando los "troncos" del perímetro. Pelamos y cortamos los ajos y las cebolletas.
2. Lo metemos todo en la picadora hasta que esté bien picado (pequeño, casi como una pasta).
3. En una olla ponemos aceite hasta tapar el fondo y sofreímos los ingredientes anteriores a fuego bajo.
4. Pasamos las lentejas por agua y las añadimos a la olla. Ahora toca remover un buen rato hasta que se junte todo y ya empiece a pegarse.
5. Añadimos 8 tazas de agua (¡se me olvidó ponerlo en los ingredientes!), el azafrán y la sal. Subimos el fuego hasta que hierva.
6. Bajamos a fuego medio y, sin tapar, dejamos que se vaya haciendo unos 30 minutos revolviendo para que no se pegue.

Como veis es muy fácil, y el resultado os sorprenderá. Las lentejas quedan un poco deshechas y eso le da una textura diferente.

Os aviso de que el sabor puede parecer un poco fuerte si no estás acostumbrado, pero a mí me encanta y me parece una sopa de 10.


Y ahora con el frío que hace, ¡entra muy bien! Además, incorporar platos de otras culturas a nuestra cocina me parece de lo más enriquecedor.

Animaos a hacerla y me contáis qué os parece.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post nuevo Post antiguo Home

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...