4/1/13

Bye bye 2012, ¡vamos allá 2013!

¡Ya estoy de vuelta de las vacaciones! Tenía que aprovechar estos días para hacer un montón de cosas, y vaya si han cundido...

Cenas, comidas (miedo me da pesarme, menos mal que la báscula se rompió el año pasado y aún no la hemos repuesto), mucho tute de aquí para allá... 

Pero también momentos de relax en el Spa, un día en la playa y muchos paseos. Cómo se agradece no tener que pensar en nada más que en disfrutar del momento ¿no?


El 2012 ha sido un año duro en lo que a trabajo se refiere. La cosa está peluda, así que nos queda aceptarlo y esperar a que pase el temporal con los ánimos lo más subiditos que podamos.

En cuanto a lo personal, ha sido un año fantástico. Con poco dormir al principio, muy dura la vuelta a la rutina tras la baja maternal y el gran cambio que se ha producido en nuestras vidas. 

Pero al mismo tiempo ha sido maravilloso ver cómo ha ido creciendo ese pequeño bebé que ya casi es una niña. La pequeña maripepa nos ha hecho reír y sonreír tanto... Tenemos la suerte de que es increíblemente risueña, come como una diosa y (ahora) duerme muy bien. Además, aunque se ponga malita, apenas se queja.
Eso sí, es hiperactiva, nos tiene todo el día de aquí para allá, léeme esto, vamos a ver aquello... ¡es agotador!


En fin, que no nos podemos quejar, qué queréis que os diga.


Y vamos con el 2013 ¿qué nos deparará este año? Para contestar voy a obviar el leer las noticias, que si no vaya depresión, y mejor voy a hacer una lista con mis objetivos para este año. Así cuando acabe, a ver cuáles de ellos he sido capaz de conseguir, y cuáles no.

Allá va:




Tengo la manía de estar siempre buscando cosas nuevas que hacer. Empiezo algunas y luego se me ocurren otras y voy dejando lo otro sin acabar. Pues ¡se acabó! Ahí voy con el firme propósito de terminar lo que he empezado antes de ir a por lo siguiente.
Bueno, vale tener un par de cosas abiertas a la vez, pero nunca más de 3!!




Si bien es cierto que desde que me quedé embarazada las compras compulsivas han desaparecido de mi vida y me he deshecho de unas cuantas cosas que no me ponía, sigo teniendo el armario alborotado. Me encantaría ser una de esas personas que con cuatro cosas consiguen 20 looks distintos.
Así que ese es el objetivo: pocas prendas, buenas, bien seleccionadas y ¡más espacio en el armario!




Yo misma sé que me acabo de enterrar con este objetivo, porque el consorte me lo va a recordar cada día hasta que lo haga. Pero es verdad, tengo que volver a la senda. Tenía que haberlo hecho hace meses, pero es que no me da la vida.
Aún así, el cuerpo es algo que debemos cuidar mucho, y el ejercicio es indispensable.
Cariño ¡te prometo que lo haré!




Según la RAE:
Paciencia - Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. 
Templanza - Moderación, sobriedad y continencia.
Soy una mujer de genio, para qué negarlo. Y a veces realmente me tengo que controlar.
Además el estrés es malo para el corazón, y yo quiero vivir muchos años. Voy a intentar respirar y contar hasta diez antes de soltar cualquier barbaridad o decir algo de lo que luego me pueda arrepentir.
Mamá, tengo tanto que aprender de ti...




Porque estamos en épocas en las que es fácil perder el ánimo, que a veces parece que todo va al revés de como quisiéramos.
Las personas optimistas viven mucho más felices, y así es como debe ser.


El 31 de diciembre lo repasamos, a ver qué tal me ha ido la cosa ¿os parece?

Feliz 2013, ¡vamos que nos vamos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post nuevo Post antiguo Home

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...