3/10/12

Recetario personalizado DIY - Hazlo tú

Hace tiempo que estoy guardando unas cuantas recetas de postres. Las tengo todas por ahí desperdigadas, así que se me ocurrió que lo mejor era tener un Recetario donde poder ordenarlas todas.

No quería comprarlo, sino hacer uno completamente personalizado y a mi estilo, con cosillas que tengo por casa para darles una segunda oportunidad.

¿Queréis ver cómo quedó, qué necesitamos y cuáles son los pasos para hacerlo? Pues ya estáis apuntando, que es muy fácil y divertido. Y además ¡no encontraréis otro igual!


Materiales que vamos a necesitar:




- Carpeta que tengamos por ahí (muertita del asco la pobre)
- Tijeras
- Papeles varios con distintos estampados
- Cola blanca (la de toda la vida)
- Un poquito de Washi Tape
- Aunque no sale en la foto, un pincel para aplicar la cola
- Tampoco sale en la foto (desastre, la próxima vez no me olvido), un poco de forro adhesivo negro o cinta aislante negra


Una vez tenemos todo, vamos con los pasos a seguir:

1. En mi caso la carpeta tenía tamaño DINA4 y yo quería algo más pequeño, por lo que lo primero que hice fue cortarla a la medida. 




Como veis, los bordes me quedaron de pena. La solución fue forrarlos con un poco de forro adhesivo negro que me había sobrado de otra manualidad (sirve la cinta aislante negra también).


2. Una vez tenemos la carpeta en condiciones, elegimos los papeles y los colocamos sobre la misma como si fuera un puzzle. Probamos hasta que nos guste y entonces procedemos a aplicar cola blanca sobre la carpeta y vamos pegando los papeles uno a uno con cuidado de no dejar bolsas y cuadrar las esquinas.




Dejamos secar y aprovechamos para hacer pruebas hasta conseguir una tipografía que nos guste y la pegamos sobre el frontal de la carpeta.


3. Decoramos el interior con un poco de Washi Tape para que la cosa nos quede bien mona.



4. Dejamos secar bien todo y ¡voilá! 




Ya tenemos nuestro recetario personalizado la mar de bonito.

Para darle el toque final os aconsejo aplicar una capa de barniz para que el papel aguante mucho mejor.

Otra cosa que podéis hacer es forrarlo con forro transparente. Es cierto que le quita toda la textura del papel y queda brillante, pero si lo vais a tener en la cocina y no queréis que se os estropee a la primera de cambios, creo que es la mejor opción.


Espero que os haya gustado el tutorial, y que lo pongáis en práctica pronto.

A mi me queda terminar el interior: las recetas y los separadores, pero eso lo dejo para otro post. Ya os lo enseñaré todo bien acabadito próximamente...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post nuevo Post antiguo Home

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...